Mañana de caza

ES enero y un halcón estornuda.

Un olor a setas quemadas llega

a la ermita muerta donde arañas

nostálgicas miman a santos decapitados.

Suena el disparo y los copos de nieve rezan.

La sonrisa de un jabalí queda petrificada.

A la sombra de un chopo el cazador orina

satisfecho con un trozo de tortilla en la mano.

El corazón se le duerme y el hombre se desploma.

Sobre la tenue tumba de un joven oso palidecen

dos botellas de vino y un trozo de queso.

Es enero y el tosco río oculta su sexo al cielo.

Pieter_Bruegel_the_Elder_-_Hunters_in_the_Snow_(Winter)_-_Google_Art_Project

Hunters in the snow (1565), Pieter Bruegel the Elder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s