Enanos letales

LAS mujeres suelen preferir a los hombres altos porque los altos, según unos científicos de Utah, tienen más posibilidades de salir victoriosos de una pelea cuerpo a cuerpo que los bajos. Los tipos altos golpean de arriba abajo y eso, puedo dar fe de ello, les hace más peligrosos y contundentes. Un puño que viene del cielo es más difícil de esquivar y de frenar que un puño que emerge de las profundidades de un bar impregnado de infamia. Que se lo digan a mi cara, magullada en varias ocasiones por los derechazos de titanes ebrios.

Programada biológicamente para colocarse al socaire del macho más colosal, la mujer busca al gigante porque el gigante, sea tonto o sea listo, puede machacar los sesos del más enano sin apenas despeinarse. Agregan estos científicos norteamericanos que los antepasados humanos más inteligentes, astutos, fuertes y desarrollados fueron los simios de mayor altura. Es decir, que si usted es bajo, es más tonto que el resto de los hombres y es posible que esté abocado a ser un desgraciado que ha nacido para servir de sparring a los matones de gran estatura.

Semejantes teorías demuestran que estos científicos no se han peleado en la vida o que no han visto una bronca comme il faut. Les puedo asegurar que los bajitos también pueden noquear y romper los huesos a los altos de la verbena. El estudio de los genios de Utah parte de la base de que las peleas son limpias y deportivas. Pero las peleas pocas veces son limpias y deportivas, habida cuenta de que cada contendiente saca a relucir todas sus armas y todas sus habilidades, algunas de las cuales son realmente sucias e innobles. Yo, que me he criado en un barrio difícil y conflictivo, sé que un rápido navajazo de abajo arriba y directo al vientre del adversario puede ser más mortal que el guantazo llovido de las nubes. He visto a jovenzuelos pequeños y menudos batirse de este modo contra grandes maromos y he visto cómo esos gigantes, tras recibir la rúbrica fatal de la hoja filuda, se doblaban en dos mientras se llevaban las manos a la panza emborronada de sangre. En situación apurada, los bajitos también pueden recurrir a la patada en los testículos ajenos o al mordisco despiadado en la pantorrilla del coloso. Esas técnicas son canallescas y, si se quiere, poco varoniles, pero hay que ponerse en la piel del hombre de parcas dimensiones que ha de hacer frente al mastodonte de la tasca o del vecindario.

Habría que recordar a los cerebros de Utah que el rey David derrotó a Goliath atizándole una pedrada. Aquiles, rey de los mirmidones, aniquiló a cientos de troyanos que eran más altos y más fuertes que él. Sus principales armas: la velocidad y la precisión. Mi exigua experiencia como aficionado al pugilismo nocturno me ha enseñado que no gana siempre el más alto, sino el que golpea antes y el que se adelanta a los ataques del enemigo. Golpear antes implica tener decisión, rapidez y reflejos de pistolero profesional, falta de escrúpulos y un valor despiadado. En otras palabras, hay que ser un cabrón sin remilgos ni dudas.

Recuerdo una pelea que tuvo lugar en un pub irlandés del centro de Madrid hace cosa de un lustro. Un gigantesco camarero ruso se abalanza sobre un escocés flaco y diminuto que está tratando de seducir a la novia del primero. Me digo que el camarero, ancho de espaldas, los brazos tatuados, con aspecto de tanquista soviético, va a hacer picadillo al escocés. Me equivoco. El más pequeño revienta una botella de cerveza flamenca en la cabeza del ruso antes de que éste tenga tiempo de esquivarla. El procaz escocés se va de allí corriendo y el ruso yace en suelo bebiéndose su bonita sangre. La táctica del escocés ha sido barriobajera y bárbara, pero ha sido la adecuada, puesto que ese botellazo certero ha logrado dejar fuera de juego al machote más grande de ese cisco. ¿Qué tienen que decir a esto los sabihondos de Utah?

El macho dominante no siempre es el más alto. Repasen la lista de caudillos y de dictadores que ha habido en la historia. Algunos podrían haber sido primos de los enanos de Blancanieves. Cuidado con algunos pigmeos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s